Diferencia entre biodegradable, degradable y compostable

Un producto es biodegradable si después de usarlo, se descompone naturalmente por organismos vivientes o microorganismos sin necesidad de agregar productos químicos. El tiempo de biodegradación depende de la cantidad de oxígeno, el grado de humedad y de la temperatura. Los productos biodegradables son de origen vegetal. Estos productos se biodegradan completamente en algunos meses en la tierra.

Los productos degradables (o oxobiodegradable o fragmentable) de origen petrolífero, están constituidos de polietileno PE y de aditivos químicos. En presencia de oxígeno, bajo el efecto del calor y de los UV, pierden resistencia mecánica, se fragmentan y desaparecen visualmente.

Los términos biodegradable y compostable no tienen el mismo significado. Un producto biodegradable puede ser descompuesto por microorganismos, pero esto no significa que se obtendrá un abono de buena calidad, es decir compostable. Un producto biodegradable no es necesariamente compostable, pero un producto compostable es obligatoriamente biodegradable.

El compostaje es un proceso biológico natural que permite la conversión y la valorización de materias orgánicas en un producto rico en compuestos húmicos, en presencia de oxígeno. Al final del proceso orgánico, obtenemos el abono, mantillo o humus directamente utilizable en agricultura. El abono evita las incineraciones costosas y contaminantes y valoriza el reciclaje de nuestros desechos.

La diferencia entre un compostaje doméstico y un compostaje industrial es esencialmente la temperatura y el tiempo. En un compostaje hecho industrialmente, la temperatura es de 75°, 80°C, la humedad de 65, 70% y el oxígeno de 1 8 a 20 %. En estas condiciones, el tiempo de compostaje es de aproximadamente 12 semanas. En un compostaje de jardín, la temperatura no pasa de 40°C y la humedad depende de la estación y de la latitud. El tiempo de compostaje es mucho más largo, puede tomar varios meses.

ENVASES PLÁSTICOS BIODEGRADABLES Y COMPOSTABLES

Todos los plásticos compostables son biodegradables, pero no todos los plásticos biodegradables son compostables. ¿Cuál es la diferencia? Vamos a conocer las principales características de cada uno:

Envases plásticos biodegradables: son aquellos que están fabricados con materias primas orgánicas que proceden de fuentes renovables como la celulosa, las legumbres, el plátano y un largo etcétera, y que al ser eliminados como residuos se degradan al entrar en contacto con el medio ambiente convirtiéndose en biomasa y nutrientes. Se trata de un proceso que puede tardar años y en el que no interviene la acción del hombre.

Envases compostables: un envase es compostable si los materiales desechados se pueden convertir en compost, es decir, en abono orgánico. Además, el proceso por el que se degrada por la acción microbiológica es mucho más rápido, y en un corto periodo de tiempo se convertirá sin dejar residuos visibles ni tóxicos.

Para que un envase biodegradable sea compostable debe cumplir con los requisitos de la norma EN 13432, en la que destaca por ejemplo que el material debe degradarse como mínimo un 90% en 6 meses en un ambiente rico en dióxido de carbono.

VENTAJAS DE LOS ENVASES BIODEGRADABLES:

• Al estar formados por materiales naturales pueden ser consumidos por los microorganismos y contribuyen a que el ciclo vital siga su curso.
• No producen residuos y por tanto al descomponerse no liberan elementos químicos ni gases a la atmósfera, reduciendo así la huella de carbono.
• Desaparecen rápidamente o son reciclados para volver a ser usados.

DESVENTAJAS DE LOS ENVASES BIODEGRADABLES:

No son muchas las desventajas que se pueden encontrar de los envases biodegradables, pero también las hay. Algunas de ellas son:

  • Muy pocos plásticos biodegradables son derivados de residuos agrícolas, por lo que un aumento de fabricación a gran escala podría tener un impacto negativo en la disponibilidad de alimentos y causar un aumento de precio de los mismos.
  • Según un estudio de una agencia alemana de Medio Ambiente, los plásticos, aunque sean biodegradables, muchas veces no acaban en los sistemas adecuados de compostaje, por lo que son arrojados en basureros, lugares que no tienen las condiciones adecuadas para su descomposición.
  • Al hilo de esto, cabe destacar que en Europa no existe una red de recogida de estos materiales ni correcta separación de los mismos, por lo que a los consumidores se les hace muy difícil ver la diferencia entre un plástico normal y uno biodegradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra